UGR+Transparente

Esta propuesta es resultado de uno de los laboratorios de diseño de propuestas del Proceso Facultad Cero, proyecto que nos invita a (re)pensar la Universidad en dos sentidos: 1) la detección de áreas de mejora y su debate; y 2) la generación de propuestas concretas para nuestra universidad y para su entorno.

Resumen 

Tras el debate y análisis de la situación actual en la Universidad de Granada (UGR), los puntos principales de nuestra propuesta se pueden concretar en:

  1. Fusión del Portal de Transparencia con el Portal de datos abiertos Open Data UGR, y con la futura Unidad de Protección de datos. Así habría un acceso directo a los datos (en abierto) y procesos de la UGR y se evitaría el choque actual entre Transparencia y derecho a la Protección de datos.
  1. Necesidad de ofrecer formación en Transparencia al personal y estudiantado de la UGR. De esta forma se respondería a una necesidad social y la universidad demostraría su liderazgo en la materia y su compromiso ético.
  1. Realización de auditorías de Transparencia, tal y como se realizan respecto a Protección de datos.
  1. Utilización de un baremo unificado para la contratación de PDI y otro para el PAS, con criterios y áreas de afinidad invariables y predefinidas por la UGR.
  1. Realización o publicación del informe de Responsabilidad Social de la UGR.

Participantes

  • Pilar Moreu Falcón. Secretariado de Datos Abiertos y Apoyo a la Transparencia de la UGR.
  • Juana Olmedo Cardenete. Secretaría General de la UGR.
  • Raquel Paiz Robles. Periodista y experta en Responsabilidad Social Corporativa.
  • Francisco Prados Rodríguez. Gabinete de Recursos Humanos y Organización de la UGR.
  • Serafín Puertas Rodríguez. Secretaría General de la UGR.
  • Manuel Sánchez Santos. PDI de la UGR.

Necesidades a las que atiende

Mediante el análisis y debate realizado en este laboratorio, se ha detectado en la universidad un choque importante entre el derecho a la protección de datos y el acceso a datos públicos. Este acceso es la mejor forma para para asegurar y comprobar la veracidad de estos. Este choque parece ser una importante fuente de conflictos, en la que la protección de datos lleva ventaja, al estar más desarrollada la aplicación de la ley y haber incluso cursos de formación al respecto. Sin embargo, la transparencia también es una exigencia legal y cada vez más, social, que se ha venido descuidado hasta ahora, cumpliendo solamente con lo mínimo que exige la ley. De esta forma, no hay cursos de formación en la materia, ni auditorías, como sí ocurre para la protección de datos. Pese a existir un Portal de Transparencia, mejorado recientemente y cada vez más completo, éste se muestra todavía insuficiente, careciendo de información relevante como datos abiertos de la universidad o detalles de los procesos selectivos. La universidad debería abanderar la transparencia y el acceso libre a todos los datos e información que la sociedad en general le pueda solicitar.

Objetivos del proyecto

  1. Maximizar la transparencia en todos los procesos y ámbitos de la Universidad de Granada.
  2. Favorecer la cultura de la transparencia, creando cursos de formación en transparencia para la comunidad universitaria.
  3. Aumentar la funcionalidad y utilización de los portales de Transparencia y de Datos abiertos, unificando en una sola unidad de todas las secciones responsables de la Transparencia en la universidad.
  4. Fomentar la creación, acceso y uso de datos abiertos en la UGR.
  5. Hacer más transparentes y justos los procesos de selección en la universidad mediante un baremo unificado.
  6. Realización de auditorías externas de Transparencia.
  7. Publicación del informe de Responsabilidad social de la UGR.
  8. Incrementar el prestigio y la visibilidad de la universidad.

Representación visual de la propuesta

Descripción de la propuesta

La sociedad en general demanda cada vez más a las organizaciones e instituciones prácticas más transparentes, para comprobar el buen hacer y gobierno de las organizaciones. Por lo tanto, la transparencia es una respuesta a una exigencia social: debe haber mayor transparencia, lo que se ve implícitamente como un mayor compromiso ético. Y esto no debería realizarse únicamente por cumplir con una ley, sino por voluntad de servicio social. Parece que, en general, en las instituciones hay temor a la transparencia. Y debería ser precisamente lo contrario, desear tener la mayor posible. Las universidades, por su situación y papel confluente entre instituciones educativas, empresas y la sociedad, son esenciales en el proceso. Por ello, la universidad debería abanderar la implantación de gestiones más transparentes, como ha venido haciendo desde hace un tiempo y se recoge en un resumen de la oficina de software libre ( http://osl.ugr.es/2016/11/18/la-universidad-de-granada-transparencia-y-datos-abiertos/) Sin embargo, desde la propia universidad y también desde fuera, percibimos que no es suficiente. Al implantar una política de mayor transparencia, la universidad se convierte en una institución de mayor atractivo educativo, social y de inversión. Con mayor transparencia, además, sería más fácil prevenir malas praxis, como las que han salido recientemente a la luz en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, y de las que por extensión son sospechosas todas las universidades, habiendo sido necesario un comunicado por parte de la Rectora ratificando la honorabilidad y buen hacer de la Universidad de Granada.

Durante el desarrollo de esta propuesta se trataron numerosos puntos, de ámbitos muy diversos de la universidad:

  • Se destacó la necesidad de hacer pública la motivación de la realización de nuevos convenios, no sólo su firma. ¿Por qué un año la universidad tiene un convenio con una aseguradora y otro con otra, o con una distribuidora, o con un banco en lugar de otro? No se sabe. Por ello, debería informarse públicamente de las ventajas que ofrece una opción respecto a otra, y por la que resulta vencedora, no simplemente comunicarse el cambio de empresa sin más.
  • Hace falta mayor claridad en la información y en el reporte de gastos de la UGR. Por ejemplo, no se tiene acceso a los datos de cuánto gasta la universidad, o incluso cada centro en concreto, en luz, agua, etc. Así, no podemos saber si ésta es una universidad eficiente, que gasta de forma adecuada los recursos de los que dispone y que paga la ciudadanía.
  • Un punto fundamental de los debates ha sido la necesidad de ampliar los Datos abiertos de la Universidad y facilitar su acceso. Todo debería estar como datos abiertos, actualizados, accesibles y no como pdf o resúmenes, con los que es imposible trabajar. Es decir, deberían ser públicos los datos crudos, no resumidos en un informe, sin acceso a la comprobación de los mismos por los interesados. De esta forma, se podrían agrupar, analizar y utilizar en investigación, tanto para mejorar la calidad de la universidad, como para investigaciones científicas. También se debería identificar quién ha subido o facilitado esos datos, para poder pedir información al respecto o saber quién debería actualizarlos. La información suministrada por la UGR debería ser la adecuada, abierta y atractiva. De otra forma, las personas no tendrán interés en ella o les será difícil encontrar lo que busquen.
  • Otro punto fundamental ha sido detectar un enfrentamiento o incompatibilidad en algunas ocasiones entre Transparencia y Protección de datos. Esto ocurre, por poner un ejemplo, al comunicar las notas de los alumnos de forma pública. En las facultades hay diferentes modos de hacerlo, llegando a verse hojas de notas en las que se ha recortado el DNI de los alumnos de las hojas ya expuestas en el tablón. Una idea para este caso concreto, podría ser la evaluación por pares. Al conocer los alumnos del mismo grupo el trabajo de sus compañeros, podrían controlar que no haya alteraciones o resultados extraños en las notas de sus compañeros. Esto podría realizarse utilizando siglas o números asignados en clase a cada alumno. También podrían comunicarse las notas en clase, para que los alumnos pudiesen llevar un “control interno” de éstas sin necesidad de hacerlas públicas con los datos personales (Incluso se comentó el caso de padres que no tienen acceso a saber de cuántas asignaturas están matriculados sus hijos, teniendo que pagarles los estudios). Así, el choque entre derecho a la protección de datos personales, y el acceso a datos para comprobar su veracidad, parece una importante fuente de conflictos que debería tratarse y solucionarse, impartiendo formación e instrucciones a los servicios y departamentos.
  • El portal de Transparencia de la UGR, en el que ya aparecen algunos conjuntos de datos (ranking de investigadores; matrículas; presupuesto; información salarial, etc.) debería unirse con el portal de datos abiertos, Open Data UGR, para facilitar el acceso a estos. Además, como se ha expuesto, también debería fusionarse la nueva 
    • Unidad de Protección de datos, para evitar el enfrentamiento detectado. Para su fácil utilización se propone dividirlo en secciones por grupos de interés:
      • A- Personal: Profesorado y PAS. Procesos de selección.
      • B- Estudiantes: Control sobre las notas.
      • C- Egresados: Tener accesibles datos de empleabilidad: Si trabajan en lo que estudiaron; Salarios; Años para encontrar trabajo, etc. Así los estudiantes tendrían información sobre su futuro laboral para tomar decisiones mejor fundamentadas.
      • D- Ciudadanía: Gastos; Datos de la universidad.


    • Se planteó la necesidad de realizar auditorías de Transparencia, para asegurar su correcta implantación. Al igual que se llevan a cabo auditorias de Calidad, o de Protección de datos, se deberían realizar asimismo de Transparencia en lo Servicios, en los Departamentos, etc.


    • A pesar del Canal UGR, que informa de las noticias más recientes que incumben a la Universidad y su comunidad, se echa en falta una mejor comunicación.El uso de las redes sociales se ha fomentado mucho y se ofrece mucha información a través de estos medios, pero hay información relevante que no llega adecuadamente a los interesados. Por ejemplo, la formación sobre comisiones para realizar algunos proyectos, como recientemente el baremo unificado de la UGR (aún en proyecto), del que muchos profesores no tenían conocimiento, pero les habría gustado participar y no pudieron, no conociendo siquiera la composición de la comisión que redactó la primera versión que se envió para su evaluación por la comunidad universitaria.


    • En concursos de contratación de profesorado, en ocasiones los baremos, que deben ser públicos, se han elaborado o publicado después de la convocatoria de las plazas e incluso el recibo de las solicitudes de los aspirantes. Eso favorece casos de mala praxis por intereses personales. Todos los baremos deberían ser públicos antes de la convocatoria de las plazas. Además, para evitar la tentación de malas praxis, se propone el uso de un baremo unificado para la UGR, con áreas de afinida decididas con anterioridad también por la UGR, que no puedan variarse de convocatoria en convocatoria, lo que no tiene sentido y ocurre actualmente.


    • Con respecto al PAS, deberían crearse comisiones de selección. También debería favorecerse el acceso a recursos como bancos de preguntas, supuestos prácticos, etc., a los que hasta ahora sólo tienen fácil acceso aquellos que ya están dentro de la misma universidad. Al igual que para el PDI, los criterios de selección, baremo, etc. deberían ser públicos con antelación, cosa que en ocasiones no ocurre. Este motivo refuerza la necesidad de auditorías de Transparencia.


    • Hay un Vicerrectorado de Responsabilidad Social, Igualdad e Inclusión desde hace 3 años. Desde hace tiempo se espera el Informe de Responsabilidad Social. No se sabe si está hecho. En su momento se solicitaron datos a la Secretaría General, pero sólo se sabe que no está publicado, no es accesible. Sin embargo, debido a la importancia de la responsabilidad social y su relación con la transparencia (ésta es una de sus pilares fundamentales, y en la empresa privada por ejemplo, es fundamental), la publicación de ese informe parece necesaria lo antes posible.

En resumen, los puntos a destacar de nuestra propuesta son:

  1. Fusión del Portal de Transparencia con el Portal de datos abiertos Open Data UGR, y con la futura Unidad de Protección de datos. Así habría un acceso directo a los datos (en abierto) y procesos de la UGR, y se evitaría el choque actual entre Transparencia y derecho a la Protección de datos.
  2. Necesidad de ofrecer formación en Transparencia al personal y estudiantado de la UGR. De esta forma se respondería a una necesidad social y la universidad demostraría su liderazgo en la materia y su compromiso ético.
  3. Realización de auditorías de Transparencia, tal y como se realizan respecto a Protección de datos.
  4. Utilización de un baremo unificado para la contratación de PDI y otro para el PAS, con criterios y áreas de afinidad invariables y predefinidas por la UGR.
  5. Realización o publicación del informe de Responsabilidad Social de la UGR.

Recursos necesarios

Los recursos principales para poder llevar a cabo esta propuesta ya son existentes. Únicamente haría falta voluntad política. Conociendo qué datos demandan los colectivos interesados (personal, estudiantes, sociedad), se podrían solicitar o recoger de las unidades, departamentos o secciones correspondientes, haciendo de su actualización un proceso automático.

Con la propuesta de creación de una Unidad de Transparencia, y aún mejor, una unidad conjunta de Transparencia y Protección de datos, probablemente no haría falta ni siquiera aumentar el personal de la universidad, ya que ya existe un Portal de Transparencia, otro de Datos abiertos, y también personal formado en velar por la protección de datos.

 

Instituciones responsables en promover el proyecto

Los organismos y secciones de la UGR que deberían estar implicados en el desarrollo de esta propuesta son:

  • La Secretaría General.
  • La futura Unidad de Protección de datos.
  • La Unidad de Calidad, Innovación y Prospectiva.
  • El portal de Transparencia.
  • El portal de datos abiertos, Open Data UGR.
  • El Vicerrectorado de Responsabilidad Social.
  • Secretariado de Datos Abiertos y Apoyo a la Transparencia.

Otros actores implicados

La sociedad en general es la responsable de exigir procesos transparentes y el acceso a los datos públicos, a los que tiene derecho por ley.

Al tener acceso a estos datos y poder analizarlos, la misma sociedad realiza una evaluación externa continua de la universidad.

 

Cronograma

Dependerá de la voluntad política. Se podría empezar desde ya, puesto que existen el portal de transparencia y la unidad de datos abiertos, las bases fundamentales de esta propuesta.

Como se muestra en el gráfico a continuación, debería realizarse una Acción Estratégica en Transparencia, más que una simple propuesta. Proponemos que para el desarrollo de la acción podrían ser necesarios: 3 meses para el diagnóstico de la situación actual. 3 meses para la recopilación de datos e información relevante. 3 meses para el diseño concreto de la acción estratégica en base a los datos recabados. Y finalmente otros 3 meses para la puesta en marcha de la acción.

 

Impacto esperado e indicadores

Mediante esta propuesta se pretende y espera:

  1. Un aumento del prestigio de la universidad al tener sus trabajadores, y la sociedad en general, una mayor confianza en todos los procesos relacionados con la misma. Esto podría estimarse mediante las menciones a “transparencia”, “datos abiertos” o “acceso a información” con relación a la universidad en los medios de comunicación, y también mediante encuestas entre la ciudadanía.
  2. Esto podría conllevar a su vez un aumento en el número de estudiantes atraídos hacia la Universidad de Granada, que se reflejaría en un mayor número de nuevas matrículas de estudiantes.
  3. Una mayor eficiencia de la universidad. Al disponer de los datos de la universidad en abierto, se podrían realizar mejores estudios de gastos, de necesidades, comparativas con otras universidades, etc. En base a los resultados de esos estudios, podrían diseñarse e implementarse mejoras en los procesos analizados.

¿Qué hemos aprendido?

A través de este laboratorio hemos comprobado lo útil que es el trabajo colaborativo, oyendo y debatiendo perspectivas y opiniones de personas de diferentes ámbitos. Cada una ha aportado sus conocimientos, experiencias y punto de vista, enriqueciendo así el debate para construir esta propuesta. Sin esa combinación, esta propuesta no podría haber salido adelante como tal.

 

Replicabilidad en otros lugares o áreas

La mejora de la Transparencia en las universidades en general debería impulsarse desde la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), implicando en el proceso a todas las universidades del país. Con esto, probablemente, mejoraría la imagen de las universidades, muy dañada en los últimos tiempos.

A nivel de la UGR, la mejora de la transparencia y el permitir el acceso a datos abiertos debería implantarse en todas las secciones, unidades y departamentos de la universidad, impartiendo previamente cursos de sensibilización y formación.

Documentación del proceso de trabajo

El proceso de trabajo para realizar esta propuesta se ha ido documentando a medida que se desarrollaba, en el Foro del Proceso Facultad Cero en LabIN Granada. También puedes acceder a este foro en concreto aquí.

 

Descárgate el póster de la propuesta